Examine Este Informe sobre challas por mayor

El liceo municipal había inaugurado en junio de 1939 su centro cultural con énfasis en lo afectado, el Conservatorio contaba con alumnas en sus clases de teoría, solfeo, violín, guitarra y danza rítmica con profesores del Conservatorio Nacional de Santiago, guiados por el pedagogo Aníbal Aracena Infanta; y la Lozanía Radical buscaba construir un pequeño teatro para conferencias, actos artísticos y culturales. De la mano, la asociación gremial tomó un impulso nunca antiguamente visto, con la formación del Sindicato Profesional de Oficios Varios, el Sindicato de Oficios Varios de la Construcción, el Sindicato de Comerciantes Ambulantes y el Sindicato Profesional de Lustrabotas. El afán asociativo tuvo eco incluso hasta en los ajedrecistas, que formaron el Club de Ajedrez de Melipilla en enero de Con un amplio notorio en la zona y mayor conocimiento de la cartelera santiaguina, las exigencias alrededor de Francione aumentaron. Se le criticaba que las funciones terminaban muy tarde, lo que obligaba a iniciar las nocturnas pasadas las 10 de la Confusión. Otro punto bajo Cuadro el estado maloliente de los baños y el aspecto desastroso del paraíso de la Sala. Y en esta sumatoria, a Francione se le criticaba además por querer prorrogar su concesión sin acontecer por un concurso notorio. En ingenuidad, se le criticaba por todo lo que hiciera y dejara de hacer, y por una razón muy propia de los tiempos que no tenía relación con su desempeño profesional. 162 La Nación, 10 de junio de

113 La época post-ataque que vivió Mallea hallaba al país en pleno desmantelamiento y reconstrucción, y en medio del llamado apagón cultural. Las razones eran diversas y contundentes: permanente prohibición a la libertad de expresión, candado de estudios de séptimo arte y escuelas audiovisuales 251, vetos, censuras a publicaciones y discos 252, supresión de leyes en apoyo a las artes 253, expatriación a artistas, calcinación de recintos culturales, saqueo de museos y bibliotecas, candado de medios de comunicación 254 y control total de lo que escribía la prensa escrita que se mantenía en pie 255. Las artes y las comunicaciones sobrevivían con la lupa y el macana sobre sí. Para el año 1975, Mallea inició un trabajo paulatino con la intención de tener buen teatro en la comuna. Al tejadillo del Colegio Alonso de Ercilla, brindó un homenaje en el Cine Palace a Arturo Moya Grau, a quien había tenido oportunidad de ver en shows de radioteatro en Melipilla, por lo que sabía de su aporte para que niños como él se enamoraran de las artes escénicas. Por una deferencia de don José Massoud 256, el 25 de junio, a las 15 horas, con escolares y adultos en las butacas, se rindió 251 Mouesca, Jacqueline, Séptimo arte chileno: veinte años: , Santiago de Ají, Empleo de Educación, 1992, p Op. cit. Jordán, p Las drásticas medidas aplicadas desde el inicio del gobierno marcial, desarticularon las bases de la institucionalidad teatral. Prácticamente todo el teatro aficionado de las organizaciones sociales de saco, se crearon listas negras en la televisión; el cinematógrafo prácticamente desapareció y se abolió la Calidad de Protección al teatro chileno. A eso se agrega la implantación de un toque de queda que durante diez primaveras virtualmente puso término a la actividad artística nocturna. Zegers, María Teresa, 25 años de teatro en Pimiento, Santiago de Chile, Departamento de Programas Culturales de la División de Cultura del Profesión de Educación, 1999, p Jocelyn-Holt, Alfredo.

Ellos evidenciaban dos tendencias: la imitación de cantantes populares de la Nueva Onda chilena y del cancionero popular y comercial de los abriles sesenta, y la presencia de conjuntos folklóricos de la zona. Todos se realizaban los domingos en la mañana en el Palace, antaño del inicio del rotativo. Individuo de ellos fue el Mes de la Chilenidad, llevado Delante por la JUM, animado por Ricardo García y Juan La Rivera, que contó con la participación de Rolando Alarcón y Los Huasos Quincheros, entre otros; y el festival Voces Estudiantiles, iniciado en 1969 y donde campeaban los dobles de Leonardo Favio, Salvatore Adamo, el Pollo Fuentes, Sandro y Raphael, venidos de Santiago, El Monte, Talagante y alrededores. Los únicos problemas del Palace eran su doctrina de amplificación para presentaciones en vivo, su decorado orgulloso, pero con poco fondo, y la desaparición de una parrilla de iluminación. En otras palabras, no había sido diseñado para teatro. Figuraí y todo, el Rotary Club llevó al inadecuado proscenio al Instituto de Teatro de la Universidad de Pimiento, con la obra de Antonio Acevedo Hernández La Canción Rota. Claro, si se trataba de caridad, la idea Cuadro percibir más y el Palace, con algunos retoques y esfuerzos, lo permitía. Y no sería el último montaje teatral, todo lo contrario. Pero eso poco importaba para una comunidad que paulatinamente comenzó a entrar al nuevo séptimo arte, tras exceder una timidez primitivo que tenía que ver tanto con la enormidad del sitio como por el sitio en el que estaba enclavado, un punto mirado en menos durante décadas. Adentro de las primeras cintas proyectadas se encontraban Insaciable en el Aprecio con Jean Seberg y Pierre Brasseur, Reportero Chiflado y Individuo era Culpable. Para el domingo 12 de septiembre se anunciaba La Fierecilla

conocimiento de cómo se comportaría la comunidad en presencia de este nuevo tipo de espacio. Para 1911, año en que se reconstruía la Escuela Superior de Niñas, comenzaba la construcción de la prisión y el cuartel de policía, el Apolo cerraba sus puertas. Sin bloqueo, la fiesta del cinema no podía terminar y el municipio le entregaba permiso a Aliro Valenzuela para acertar funciones de biógrafo en la ciudad. Es que el cinematógrafo Bancal buen negocio. Y Ganadorí lo entendieron diversas empresas que venían con sus máquinas y rollos, como la empresa Mardones y Patri, quienes se instalaron con funciones permanentes bajo el nombre de Teatro Melipilla. Con su aparición, las proyecciones se sucedían tres veces por semana en horarios de Indeterminación, a las 22 horas, incluyendo una matiné (16 horas) en los díCampeón festivos. Y el negocio fue singladura en popa, a pesar de presentar condiciones precarias, como la casucha de madera donde instalaban el proyector, o la garita donde se cobraban los boletos. No importaba. El divulgado no dejaba de cautivarse con las proyecciones, entre las que se contaban títulos como Cascadas y Neveros en Los Alpes, Incertidumbre de Espejo en el Mar, Los Bomberos de Idénticoís, obras que respondían a lo que los periódicos de la época solicitaban: nos permitimos insinuar al representante que exhiba vistas que instruyan al pueblo, como trabajos en maestranzas europeas, fabricación de metales, buques, aeroplanos, vistas de ciudades, revistas, etc. 92. Todo el mundo llegaba a las funciones, pero no todos con buena disposición, como en una nublada tarde de julio de 1911, cuando un empresario industrial de la comuna, acompañado de 92 La Nación, 24 de mayo de

109 cucha absolutamente nulo Adentro del recinto en que se llevan a fin 247, decía la prensa, pero nulo amilanaba el paso de este certamen apoyado por el municipio. Conducido por Armando Cortés y Luis Santis, el festival animaba a Melipilla cada año y era un zona donde la comunidad se encontraba. Elsa Saravia, a los 16 primaveras, encontró al apego de su vida en la fila de acceso al Palace. En el Buscando la Mejor Voz conocí a mi marido. Yo siempre iba a ver las películas de Sandro, que hacían furor en ese tiempo, a Sala que es donde íbamos los que teníamos poco fortuna. Y un 4 de julio de 1976 fuimos con mi tía al Buscando la Mejor Voz, estábamos en la fila y llegó él con su hermana. Desde que lo vi me enamoré, es el evidencia de quien recuerda que el Buscando la Mejor Voz era un show que buscaba talentos de todo tipo y individuo se reía mucho, porque hacían concursos todavía y se pasaba correctamente. La diversión en Melipilla Bancal buscada a la momento por otras iniciativas, como las fiestas Tugar, Tugar, Salir a Robar, verdadera institución del danza que se desarrollaba entre enero y marzo en el Estadio del Cuerpo de Bomberos, donde acudía la adolescencia a acontecer el rato y a competir por ser la mejor pareja. Era el epicentro de diversión para los sectores populares, a diferencia del Centro Árabe, que Cuadro un espacio más exclusivo. Y no habían más lugares para salir a retozar. Todas estas actividades se ejecutaban en la mañana o en horarios restringidos. La ciudad, tal como el país, vivía entre límites y de a poco se le avisaba qué podía y qué no podía hacer, desde el derecho de reunión hasta la posibilidad de circular por las calles, siempre hasta ciertas horas.

De este modo, la tela en tiempos remotos blanca tomó una tonalidad amarillenta. tretención. Al principio como Irreflexivo uno tenía golpe a ese tipo de películas, que eran increíbles, además que daban dos por el precio de una. Los televisores eran chicos y se veían mal, porque no había cable. Ir al séptimo arte Bancal otra cosa, Adicionalmente era masivo, era un panorama, es el rememoración de Tapia. La lapso perdida de 1980 Si los años sesenta vieron germinar festivales estudiantiles; y los setentas cuando se pudo testimoniaron un quehacer cultural Particular y teatral; la término del ochenta significó para Melipilla la mera sobrevivencia de algunas viejas tradiciones artísticas y culturales, en medio de un permanente desaliento que tenía un teatro cerrado, otro que no les daba cabida suficiente y ni tenía interés en el desarrollo de las artes en su espacio, excepto que llegara algún productor con un espectáculo bajo el protector. La ciudad gustaba cada día más de la tele. Programas de humor y entretención, con invitados en estelares nocturnos, acercaban a las familias a un garbo testimonial, donde el living Cuadro el palco para ver a figuras mundiales en la pantalla de la casa. El ventajoso cambio del dólar permitió traer a Gloria Gaynor, Barry White, Grace Jones y Neil Sedaka a las estaciones televisivas, beneficiadas tanto con la modificación de la tasa cambiaria como con el término de la prohibición para difundir publicidad 271. Las antenas proliferaron. Gracias a la maestría en su ubicación y orientación Cuadro posible ver las transmisiones del Mundial España 1982 y el pugilato, con dos campeones chilenos, 271 Desde 1977, los canales de televisión pudieron interrumpir sus transmisiones con publicidad

13 verse, aunque con una estética diferente y en un contexto de incorporación masividad del espectáculo. Entonces, se postula que sucede una reimpresión del mismo vínculo social, pero con una Décimo y apropiación ciudadana prácticamente inexistente. Esto lo corroboran el reciente Festival de Bandas y Fanfarrias con vistosas garotas venidas de Brasil, Ganadorí como bandas de otros lugares de Pimiento, Argentina y Uruguay. En el último tiempo lo mismo hizo el espectáculo musical y de varietés Verano en Familia y, luego, Viva el Verano, todos realizados al flato osado, fuera del espacio histórico característico del teatro melipillano. Sobre el método de investigación El método de investigación descansa sobre las premisas propias de los Disección sociohistóricos 32. Básicamente, indaga cómo los amplios procesos de cambio social tienen consecuencias sobre ciertos modos de comportamiento humano. Acá, particularmente, se hace narración a las consecuencias sobre las prácticas sociales que se dieron en los teatros en Melipilla. Lo antecedente se sitúa en una perspectiva eminentemente histórica, la cual se ocupa de determinar secuencias, períodos y, tal como se mencionó, en esclarecer las causas que estarían condicionando la transformación de determinada estructura social. A este respecto, la definición de los casos a estudiar se torna una tarea esencial. Vencedorí, la investigación analiza todos los teatros que existieron durante el siglo XX en Melipilla, los cuales son: 32 Al respecto: Mahoney, J. & Rueschemeyer, D. (eds.), Comparative Historical Analysis in the Social Sciences, Cambridge, Cambridge University Press, 2003; Skocpol, Theda (ed.), Vision and Method in Historical Sociology, Cambridge y New York, Cambridge University Press, 1984; Tilly, Charles, Grandes estructuras, procesos amplios, comparaciones enormes, Madrid, Alianza, Teatro Apolo, Teatro Melipilla, Teatro Alhambra, Teatro Colón, Teatro Esmeralda, Teatro Serrano y el Cine Palace.

41 saludando la alegría y la fraternidad del fin del frío y las nubes, y el arribo del florecer de los valles. En la Perplejidad inaugural, la comunidad se daba cita en el Teatro Colón con el único requisito de asistir disfrazados. Caracterizados de odaliscas, romanos, apaches y de Charles Chaplin, las aposentaduríTriunfador se copaban de disfrazados que aguardaban un espectáculo que se iniciaba a las 21:30 horas. Recitaciones, elogios a la reina de la primavera, operetas cómicas, coros y música instrumental eran números habituales. En ellas se ocupaban creaciones del naciente teatro nacional, como Madame de Huachacay, de Pedro Malbrán. Y la fiesta no acababa ahí, seguía el domingo, con caravanas que visitaban la prisión y el hospital, extendiéndose la festividad a las restantes semanas. Esta constante creación de actividades fue la que propició que el Centro Social La Pubertad abriera la institución de bailoteo a la cueca y la jota que se bailaban en las celebraciones Vencedorí como cursos de taquigrafía, declamación y clases de mandolina, violín y guitarra. Todos en horarios vespertinos, preparaban el mejoramiento intelectual de sus socios y tenían en las matinés sociales del Centro, pero sobretodo en el Colón, las pruebas de fuego de su enseñanza. Mujeres y hombres de Melipilla igualmente se sumaban a este interés por tocar algún instrumento, declamar o tolerar a decorado pequeñVencedor comedias. Si el Club de Tiro se animaba a desarrollar una función en homenaje al aniversario del Combate Naval de Iquique, ponía en escena una zarzuela y extractos de óperas. Si había un beneficio para una de las escuelas, lo mismo. Sobresalen y se repiten en estas presentaciones los nombres de José Casanueva, Raquel y Elena Núñez, María y Mercedes Norris, Marcos Bataller, Rosendo Villar, Nicodemus Álvarez y Pedro Salinas.

El primero, apodado la voz que acaricia, había filmado para la fecha de su visita (14 de agosto de 1946) la cinta Sueña mi Inclinación y Cuadro un divo del bolero y la canción romántica en Latinoamérica. Manuel Osorio, un chiquillo nativo del corazón de la ciudad, nacido en 1938, fue declarante de ese día. Yo estuve ahí, me impactó ver el teatro de Melipilla realizado, Cuadro un ídolo que cantaba boleros. Fue una demencia, recuerda. Impresión compartida por Andrés Vicuña 173, quien con 10 primaveras pudo darse cuenta del efecto del cantante. Las viejas eran tranquilas, eran más calladitas en ese entonces, pero al verlo gritaban y aplaudían, quedaban vueltas locas. En doble función, de tarde y Perplejidad, encantó e irradió de aplausos la Plaza de Armas, dejando una taquilla generosa que les dio la razón a los empresarios y a su hombre en la ciudad, Alejandro García. García sabía que la postura por figuras estelares, por la presentación de compañíCampeón teatrales y shows de variedades resultaba efectiva. Con el ejemplo de lo sucedido con Marini, subió la puesta y trajo a Hugo del Carril. Precedido de quince éxitos cinematográficos y aunque a esa altura primera figura de la industria cinematográfica argentina la segunda en importancia en América Latina, tras la mexicana, el actor y cantante, compañero de decorado de actrices como Sabina Olmos y María Eva Duarte 174 arribaba a Melipilla con un título nunca ayer usado para una cita artística: ídolo. 173 Andrés Vicuña fue designado alcalde de Melipilla por la dictadura militar, ocupando el cargo entre , seguidamente sería electo concejal por la comuna en votaciones populares. 174 Luego más conocida como Evita Perón, parienta de Juan Domingo Perón, ex presidente de la República Argentina a mediados del siglo XX

22 No alterar la capacidad de cada singular de los interruptores automáticos del tablero del unidad. Evitar el funcionamiento simultáneo de equipos de gran consumo en los circuitos. La operación simultánea del horno eléctrico, horno microondas, lavadoras y planchas, puede provocar una sobrecarga y un corte en los automáticos de los respectivos circuitos. Desconecte todos los equipos antaño de retornar a subirlos. En caso de frecuentes cortes, o en caso de que un corte afecte Encima el espontáneo general (corte en todo el departamento), se deberá desenchufar todos los equipos conectados a la Garlito, y hacerlos revisar, puede ser que alguno esté produciendo cortocircuitos. Nunca introducir medios extraños en los enchufes, pues incluso cuando se ha instalado protectores diferenciales, podría individualidad o más producir serios daños a las personas. Al efectuar cualquier trabajo en enchufes, interruptores o incluso al instalar lámparas, siempre corroborar que se corte la energía del circuito correspondiente en el tablero. Evitar la humedad en los artefactos, aunque que puede producir cortes eléctricos. Todos los enchufes están protegidos por un diferencial, el que a la mínima diferencia de corriente, se abre evitando el paso de ésta. Respecto a las iluminaciones también hay que prevenir el uso de los focos dicroicos, que generan mucha temperatura y por lo tanto deben estar en lugares muy ventilados y alejados de las cortinas y elementos de madera.

139 1980 y 1990, siquiera acogía una cartelera no cinematográfica que pudiera entregar espectáculos complementarios de forma periódica, y sólo albergó esporádicamente las luego mencionadas fiestas de atuendo escolares o beneficios, hasta su definitivo cierre. Apto a este proceso, ocurrió un declive de las tradicionales salas de cinema en Ají. Si en la decenio de 1930 se produjo una merma de los salones que presentaban obras en vivo, acertado a la aparición de los cinematógrafos que iban en mejora, por la decenio de 1970 el negocio del cinematógrafo comenzó a decaer, no quedando más de cincuenta salas a fines del decenio. A este problema el Estado le hizo frente mediante el arriendo de salas de cinema en todo el país a través de Chile Films, cuestión que duró hasta la privatización de la empresa estatal en el año En los noventas, las salas tradicionales de cinema sufrieron un nuevo revés con el desembarco de las cadenas internacionales Cinemark, Hoyts y Showcase, las que llegaron a vivir el 70% del mercado Doméstico 297. En este contexto, Melipilla no fue la excepción, aún se vio afectada por la crisis de final del setenta, y ya para los noventa no era novedad que el VHS y los video clubes fueran en encumbramiento, existiendo más de cinco en la ciudad. Desde luego todavía la cercanía con Santiago y el golpe que los melipillanos podían tener a salas de cinematógrafo de las cadenas internacionales hizo que el Palace cayera casi en un completo desuso. Una momento mencionadas y descritas todas las variables anteriores, cabe una ilustración. A todos estos factores, que emergen a la faro del estudio de casos de todos los teatros melipillanos del 297 Al respecto revísese el sitio Web Memoria Chilena.

Qué tenía que ver un canal con el teatro? Casi falta. El problema se originó cuando una hectámbito del predio El Pino de Anatilde Silva de Ovalle se humedeció como consecuencia de la desatiendo de muros en el curso de agua. La señO Anatilde, Encima de exteriorizar su molestia, exigía que se construyera un puente, un tapia y se abovedara el canal en la extensión en torno a su chacra, entre otras obras. Esto Bancal una locura, puesto que se debía cortar el agua por un tiempo prolongado y el municipio no tenía hacienda para aguantar a cabo tamaña trabajo. Si ya cargaba con una deuda pronosticada de 10 millones de pesos, menos estaba en condiciones de liquidar otros 7 millones que repentinamente se le exigían. En esas circunstancias, Anatilde Silva de Ovalle pidió el bloqueo del Teatro Serrano y sus rentas de arrendamiento del año El perímetro salió a remate un año luego, siendo adjudicado a los únicos postores: un Corro de vecinos y vecinas representados por Ricardo Ariztía, quienes de su bolsillo lanzaron un salvavidas al alcalde Adolfo Larraín y al municipio conservador que encabezaba. Sólo en 1958 la Municipalidad devolvió el monto a este Corro de buenas personas, readquiriendo el edificio por más de 9 millones de pesos. Con un panorama relativamente claro, el Teatro Serrano quedó, finalmente, en manos de Demetrio Pérez, un conocedor del negocio y a la época aún administrador del Teatro Cervantes del vecino puerto de San Antonio. Con Pérez se iniciaba la última presencia de un afuerino a cargo del Serrano. Su carta de presentación Bancal su itinerario en el rubro, la buena calidad del equipo sonoro, la promesa de pre

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a mejorar nuestro sitio web y así prestar mejor servicio, de este modo podemos mejorar la navegación por el mismo. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

1 Danzas ceremoniales y carnavalescas de raíz altiplánica. (Material para ser presentado en el 44 Festival Doméstico del Folklore de Santo Bernardo, recopilado por el profesor Francisco González G. adyacente a la Agrupación Folklórica Hamaycan) Hamaycan y su historia La Agrupación Folklórica Hamaycan nace el 27 de julio de 1976, bajo el tejadillo de la parroquia San Mateo, comuna de Pedro Aguirre Cerda. Desde entonces ha enfocado su visión en el estudio y proyección de la Civilización Tradicional Chilena, basada en sus distintas manifestaciones. Hamaycan, sigla que significa Hombre Que Ama y Canta cuenta con 48 integrantes, entre músicos y bailarines, quienes actualmente, se encuentran celebrando sus 39 primaveras de historia. En este camino, siempre va el agradecimiento para quienes han sido clickea aqui parte de esta historia y que fueron sembrando su semilla. Agradecemos a cada individualidad de los maestros que han sido formadores y orientadores de nuestro director Caudillo, Francisco González, en singular a la maestra Margot Loyola y al profesor Osvaldo Cádiz, quienes en los inicios de nuestro trabajo, con su prudencia, nos orientaron y guiaron para ir adquiriendo nuestra propia identidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *